Bueno, pues por petición popular, aquí tenéis post donde os cuento un poco sobre las herramientas que he usado para hacer el carving de Cocó. Cocó es una pequeña Blythe que pronto podréis conocer, aunque aun queda un poquito para que esté lista.

Cocó será mi Blythe nº40 . Aunque no suelo prestar mucha atención al numero de muñecas que voy haciendo, es cierto que en estas semanas me he parado bastante a pensar que la próxima sería la número 40. Y claro, no he podido dejar pasar la oportunidad de hacer una nena un poco más especial que rompiera un poco con la línea de muñecas que suelo crear.

Para empezar tuve en cuenta el color de la nena, será morenita con un pelito muy especial que también estoy haciendo.

En las anteriores nenas, he trabajado mucho con el torno y las lijas. Prácticamente he modelado bocas y narices con el torno y a continuación pasaba a trabajar la lija. En Cocó he querido introducir la gubia en más del 60% del trabajo y no he podido quedar más satisfecha con el resultado. A continuación os detallo más sobre la gubia que he usado.

Para conseguir las ranuritas de la nariz, comisuras de los labios y grietas de los mismos, el tipo de gubia que he usado es como la que veis en las fotos. Muy afilada y precisa. La he usado casi sin ejercer fuerza, ya que si presionaba demasiado notaba como se arañaban zonas que no quería.

Simplemente es ir creando huecos o formas donde creamos oportuno. Para detallar un poco que tipo de labio quería, he buscado por internet bocas de bebés de piel morena. Encontraréis mucha pero que mucha información.

 

 

Por otro lado, he usado la fresa que veis puesta en el torno. Ese tipo de fresas tan afiladas me ayuda a hacer los agujeros de la nariz casi con dos movimientos. No solo hago el agujero, también la unión entre ambas partes de la nariz.

Además de trabajar la nariz, me he ayudado de la fresa afilada para profundizar más aun las comisuras de los labios.

 

Prácticamente todo el trabajo está centrado en las comisuras de la boca y en los agujerillos de la nariz. Las demás zonas están casi sin tocar ni modificar. Tan solo llevan pasadas las lijas. Suelo pasar cuatro o 5 granos diferentes de lijas para conseguir que el plástico quede totalmente liso y sin imperfecciones.

 

Me gustaría añadir también, que este trabajo no deja de ser manual y a mano alzada por decirlo de alguna manera. No es un trabajo mecánico que se pueda reproducir muchas veces. Es casi imposible hacer la misma nena dos veces iguales, porque influyen muchos factores, como por ejemplo el estado de ánimo. Cocó se creó en un día muy feliz para mí 🙂

Espero que este post os ayude y os guste. Si tenéis alguna pregunta al respecto podéis dejarla en comentarios, encantada os ayudaré en lo que pueda.

 

 

 

Would you like to…?

Use the Divi Builder…

to design your pop-up!

Donec rutrum congue leo eget malesuada. Curabitur non nulla sit amet nisl tempus convallis quis ac lectus. Cras ultricies ligula sed magna dictum porta. Curabitur aliquet quam id dui posuere blandit. Proin eget tortor risus.